pmp2l

Los cines comerciales en Venezuela han sufrido un retraso notable de digitalización de las salas de cine, una noticia muy buena para amantes de proyecciones en 35mm como Nolan y Tarantino, pero muy mala para cineastas independientes.

Yo estrené mi Opera Prima “Pipi Mil Pupu Dos Lucas” en Junio 2014, y para ese entonces Cines Unidos contaba con 25% de salas digitales en todo el país, esto significó que era completamente necesario copias en 35mm para poder difundir lo máximo posible la película y meter espectadores en las salas, esto ahora ha cambiado. Cines Unidos ha logrado subir la cantidad de cines digitales a 60% y esperan que para el segundo trimestre de 2015 tengan el 75% de las salas digitales. Por el otro lado Cinex, la otra compañía de cines en Venezuela, tiene cerca de 30% de cines digitales y han decidido invertir en la tecnología 4DX de dos o tres salas en vez de la digitalización de muchos cines, algo que parece un gran error.

Negativo Pipi mil

La proyección digital es un DCP, esto es simplemente un disco duro con la película en un formato estándar llamado Digital Cinema Package y no necesitas un “laboratorio digital” para lograrlo solo necesitas una computadora y el software con que lo realizas llamado “OpenDCP” y es gratis. El cineasta independiente en Venezuela ya no necesita copias en 35mm y el costo de copias pasa de 10mil dólares a 100 dólares (el costo del disco duro). Abajo pueden ver un tutorial que realicé de cómo crear el DCP.

Pipi Mil Pupu Dos Lucas hizo 23.000 espectadores en un lapso como de 1 mes que estuvo en la cartelera, y la ganancia de la película  fue consumida completamente por el costo de las copias en 35mm y el negativo (700.000Bs), así que insisto en no dejarse mesmerizar por el hecho de tener una copia en 35mm y el prestigio que trae, DCP es la solución para crear cine independiente rentable.