LogosDistribuidores

En aquellos dias previos a la realización del largometraje Pipi Mil Pupu Dos Lucas pensaba que lo mas complicado de una producción era el rodaje, los tiempos, las locaciones, etc. Poco sabia yo que la parte mas engorrosa de esta odisea era la distribución y el mercadeo.

Si deseas lograr una distribución comercial (sobretodo en Venezuela), necesitas tomar en cuenta los siguientes puntos:

  1. A nadie le importa tu película, solo a ti: Para conseguir algún distribuidor lo intentamos contactando a los representantes de cada compañía (Cinex, CinesUnidos, Gran Cine), el problema es que al haber un cine independiente inexistente en Venezuela, que a un representante le llegue una llamada de recepción diciendo “Aquí hay un chico que dice que hizo una película”  a este le parecerá una llamada tan rara como un safari de enanos, y para empeorarlo al decir que es una película guerrilla, sin dinero, sin actores, sin productora y sin un curriculum digno, lo mas seguro es que no te tomen en serio y ni te atiendan. Conclusión: Si eres un Don Nadie no te van a leer ni los mails, intenta llegar por un conocido o algún contacto, sin embargo no cuentes con eso.
  2. Los festivales no son lo que uno piensa: Debido al mismo problema de que el cine independiente inexistente, a un festival le costará admitir tu película si no ha leído nada en internet, no tienes actores famoso ni una productora, así que con tener un largometraje bueno no es suficiente para que te admitan en un festival, sobre todo si el organizador es un zopenco. Pipi Mil fue rebotado de dos festivales hasta ingresar al festival ELCO que apenas iba por su 2da edición, pero gracias a el pudimos hacer ruido e ingresar a los Festivales mas visitados. Conclusión: Intenta entrar en todos los festivales, ningún festival es pequeño.
  3. Si quieres que la vean, ve a los festivales: Luego de insistir muchísimas veces con los distribuidores, ellos ni vieron el largometraje que se les envío a sus oficinas, éramos “una película estudiantil” en su perspectiva, a pesar de tener contactos la manera que los distribuidores lograron ver el largo fue en los festivales, en mi caso el Festival de Cine de Mérida. Al participar en estos festivales lo único que tienes que asegurarte es hacer el “lobby” para que los representantes de la distribuidoras vayan a tu función, hay que persuadirlos, mientras desayunan, en el pasillo, donde sea. Así tenga buena respuesta en el festival y no la vean personalmente de seguro te llamaran para una cita, sin embargo, la respuesta del público mientras la ven es la mejor manera de convencerlos para llegar a un contrato de distribución. Conclusión: Haz todas las zalamerías (JalarBola) necesarias para que los representantes vayan a la función de tu película.

Luego de firmar el contrato de distribución viene la verdadera prueba de vitalidad y resistencia, hablaré un poco mas de ese tema próximamente.