Conseguí este monitor en una tienda de electrónica en el centro de Santiago, Chile. Creo que es una muy buena opción ya que todos sabemos que monitorear con el LCD de 3″ de la 7D, 5D o T2i es muy incómodo sobre todo el hecho que no se puede girar como el de la Canon 60D.
El precio es de 75$ USD, super barato en comparación con monitores profesionales que van desde 300 USD mas o menos. El problema con este tipo de monitores chinos es que no sabes la resolución ni ningún tipo de especificaciones técnicas, el manual solo aclara las entradas y el tamaño de la pantalla.
Ahora, este no tiene entrada HDMI, obviamente se tendría que trabajar con la salida RCA, lo bueno es que tiene una batería incluída recargable, de manera que puedes trabajar en campo un par de horas sin necesidad de corriente eléctrica. Algo que me pareció extraño es que trae un orificio en la parte inferior para una placa o un trípode (3/4″) de manera que lo puedo conectar facilmente a cualquier tipo de soporte que tenga. Lo importante con este tipo de monitores no es para ver la fotografía del plano o para tener una excelente referencia, para mi lo mas importante y la razón por la cual lo compre es para tener el foco bien justo a la hora de grabar y no parir con el LCD de 3″.

Pros:
– Barato (75 USD)
– Orificio para tornillo 3/4″
– Antena para ver TV
– Ajuste de color, contraste y brillo para igualarlo lo mas posible a tu LCD
– Bateria recargable

Cons:
– No tiene entrada HDMI
– Resolucion cerca de 530px x 250px
– Bateria Recargable dura solo 2 horas
– Que coño quieres costo 75$ USD!!!

Conclusión: Si necesitas un monitor para no tener que estar atrás de la cámara para ver el encuadre y para poder enfocar con más facilidad estos monitores chinos son perfectos, pero si lo necesitas para ajustar la fotografía, iluminación, contraste o color les recomiendo conseguir algo un poco mas costoso como el Monitor Liliput 7″